El cierre de Identidad



El diario La Nación, publicó: Vorterix Rock cambiará de frecuencia.

Con el objetivo de contar con una señal más nítida y libre de interferencias, además de ponerse cerca de FM Metro 95.1, su principal competidora, FM Vorterix, la radio del proyecto multiplataforma ideado por Mario Pergolini, dejará el 103.1 y se mudará al 92.1, frecuencia usada hasta ahora por FM Identidad, que dejará de emitir.

Unos 15 empleados de esta última emisora fueron despedidos en los últimos días y el dueño del edificio que ocupa, la sede del antiguo Centro Lincoln, en Florida 935, ya fue alertado de la rescisión del contrato.

La frecuencia que usa hasta ahora Vorterix Rock, emisora que integra el grupo de medios Grupo Veintitres liderado por Matías Garfunkel y Sergio Szpolski, es alquilada a Radio Rivadavia, cuyo principal accionista es Luis Cetrá.

La ley de servicios de comunicación audiovisual prohíbe ese tipo de contratos comerciales, las frecuencias no se pueden transferir ni alquilar.

En cambio, en el asalto a la frecuencia de Identidad, emisora en la que predominan los contenidos periodísticos críticos al gobierno, Vorterix no violaría completamente la norma porque ese desembarco quedaría comprendido dentro de la excepción del artículo 41, que permite la venta del 49% de las acciones de un firma licenciataria cuando esté en riesgo la continuidad del medio.

Sin embargo, esa transferencia, que debe contar con la autorización previa de la AFSCA, tendría que continuar el proyecto de contenidos presentado en su momento por el licenciatario original.

La empresa licenciataria de FM Identidad es Zirma SA, encabezada por Jorge Alberto Cassino. A esa firma se incorporaría ahora Vorterix SA.

El Director de Contenidos de la radio, José Luis Zorzi, fue notificado no sólo del cierre del medio sino además del presunto despido masivo del personal técnico y profesional sin indemnización alguna, escribió Emiliano G. Arnáez en Perfil.com.

Aproximadamente hace un mes le vendieron el 49% de las acciones al Grupo Szpolski-Garfunkel, equivalente a unos 300 mil dólares para resolver aparentemente el problema de frecuencia que ellos tenían.

Pero el problema es que las licencias no son transferibles, entonces lo único que podían hacer el comprar el paquete accionario del 49% requerido por la ley para controlar la sociedad mediante las acciones y así poder usar la frecuencia.

El resto de los requisitos, exigidos por la Ley de Medios, no son complidos, debido a que la transferencia sería permitida en todo caso para la continuidad del medio, pero no para desguarzarlo como ocurre en este caso, porque sólo saldrá Vorterix por esa frecuencia.

El presidente de la firma confirmó que todos los trabajadores se van. El tercer requisito que tampoco se cumple es la aprobación previa del AFSCA. El director de AFSCA Milman aseguró que aún no estaba aprobada la transferencia.

Hace rato que habia problemas financieros en Identidad, por lo tanto resultó barato, para Sergio Szpolski y Matías Garfunkel comprar la FM para cerrarla, con la excusa de utilizar la frecuencia 92.1 para transmitir su FM Vorterix.

Adiós a un espacio que albergó a periodistas de la talla de Pepe Eliaschev cuando lo dejaron fuera de Radio Nacional o a Jorge Jacobson quien hoy se debe estar masticando bronca en algún lugar del más allá.

Por Señales - La Nación - Perfil.com

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente